MAR13

Mantenimiento de los espacios comunes. Guía para la convivencia en las comunidades de vecinos - Parte 3

 ZONAS EXTERIORES: jardín y piscina.

  • Dejar que los animales domésticos hagan sus necesidades.
  • Permitir que los niños jueguen en las zonas no habilitadas para ello, ocasionando perdida de  plantas y césped.
  • Cumplir las indicaciones y normas de seguridad.

ZONAS INTERIORES: portal, pasillos, escaleras y  garaje.

  • Utilizar los pasillos como zona de trabajo, cuando por ejemplo un vecino está reformando su vivienda.
  • Dejar  basura en las zonas comunes pudiendo producir mal olor o manchar el suelo.
  • Comenzar una obra en la vivienda, sin los consejos técnicos  y permisos necesarios para garantizar la seguridad y calidad de la obra.
  • Tirar colillas, papeles, envases, etc… al suelo.
  • Poner las manos sucias en las puertas de los ascensores y cristales.
  • Subir en el ascensor la  bicicleta, de tal manera que raye y ensucie con grasa las paredes.
  • Utilizar las zonas comunes como trastero, como es el caso de colchones

Si detectemos algún desperfecto es aconsejable avisar  al presidente o  administrador de fincas, para que lo arreglen.

Los servicios de limpieza realizan su trabajo con una frecuencia determinada y si nosotros mismos no contribuimos a su mantenimiento, el trabajo realizado será en vano.

Es una obligación o deber de los vecinos cuidar las zonas comunes. Deberíamos  tratar estos espacios  de la misma forma que tratamos nuestro propio hogar.

Cuando formamos parte de una comunidad de vecinos, por ética,  deberíamos respetar todos los espacios comunes y las diferencias entre los propias personas, de esta forma tendríamos mucho ganado en pro de una convivencia saludable a favor de todos los involucrados.


*Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | + info